Joselin Aranda Cano

Nací en el Municipio de Guadalupe, Santander, el 11 de Mayo de 1951, en el seno de una numerosa familia; hice mis primeros años de estudio en la Escuela de la Vereda La Sirena, de Guadalupe. A los 20 años de edad logré terminar la primaria en el Instituto de Liderato Social del Páramo, Santander.  Este hecho de poder terminar la primaria se lo debo al Padre Álvaro Abril, quien me apoyó y me abrió el espacio en el Instituto.  Por ese entonces, la Pastoral Social iniciaba un proceso de formación de líderes campesinos y había creado el Instituto de Liderato Social; para poder dar continuidad a este proceso se creó el Instituto de Educación Secundaria en Zapatoca, Santander.  De esta forma, para poder terminar mis estudios me vinculé al Instituto de Zapatoca.

Cuando finalizaba mis estudios secundarios, se iniciaba a través del Secretariado Diocesano de Pastoral Social SEPAS, un proceso para la selección y formación de un grupo de alumnos, a través de la participación en un seminario-taller intensivo de un mes de duración, cuyo propósito era vincular a estos jóvenes a SEPAS; en esta formación se tuvo en cuenta la calificación para determinar quién trabajaría como coordinador del trabajo de extensión y asesoría social en la provincia comunera, debido a mis promedios entré a hacer este trabajo en coordinación con el Padre Ernesto Serrano, quien era el Vicario.Después de un año de experiencia, me di cuenta que tenía que continuar mis estudios, renuncié a SEPAS y me fui a estudiar al Instituto Nacional de Estudios Superiores INES de Pamplona, después regresé y de nuevo me vinculé a SEPAS.

Durante 1980 trabajé como coordinador del Proyecto de Desarrollo Integral Rural DIR, de la Provincia de Vélez; después SEPAS me encomendó coordinar un trabajo con jóvenes campesinos a nivel diocesano.Después de tres años de sensibilización, formación y organización se creó la Asociación de Juventudes de Santander AJUSAN, la cual se fortaleció a través de la ejecución de un proyecto de capacitación auspiciado por la Fundación InterAmericana IAF; en la organización logramos contar con más de 1.200 jóvenes organizados en grupos juveniles; con quienes se realizaba actividades como seminarios, talleres, días de estudio, convivencias, olimpiadas culturales y deportivas, y paseos; los cuales eran la dinámica de participación que permitían que la juventud hiciera escuela de formación integral y vivir la juventud como tal.

A través de este proceso llegué a establecer relaciones a nivel nacional e internacional y coordinar acciones significativas con el Movimiento Internacional de Juventudes Rurales Católicas de España, MIJARC.Tuve la oportunidad de hacer intercambios de experiencias y aprendizajes sobre metodologías y estrategias de trabajar con jóvenes rurales en España, Uruguay, Perú, Ecuador y México; además logré realizar un diplomado en Dinámicas y metodologías en procesos de formación de jóvenes rurales; Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario; Democracia y Participación Ciudadana; una especialización en Doctrina Social de la Iglesia y Humanismo Cristiano.Dentro de ese proceso AJUSAN, como organización activa entra a formar parte de EL COMUN; desde entonces he estado participando en los diferentes cargos directivos, asumiendo retos de resistencia ciudadana.Considero llevar muy firmemente la camiseta de la doctrina social de la iglesia, basada en la justicia, la verdad y la paz, siempre buscando un cambio social desde la evangelización integral.