Sin categoría

Pronunciamiento de la Red Nacional en Democracia y Paz

La Red Nacional en Democracia y Paz, conformada por un centenar de Organizaciones Sociales y Eclesiales en todo el territorio nacional lamenta y rechaza la declaración de un grupo de excombatientes de las FARC, encabezado por Iván Márquez y Jesús Santrich de retomar la lucha armada.

La guerrilla de las FARC después de un largo trasegar en la lucha armada y ante la exigencia de amplios sectores sociales de distinta procedencia que exigían que culminara tanto dolor y derramamiento de sangre entre colombianos,  llegaron a un acuerdo de Paz con el Gobierno Nacional. La guerrilla de las FARC comprendía que los avances sociales y políticos no llegarían por las armas y la violencia. Con esos acuerdos se abrieron espacios para resolver los conflictos por la vía civilista y para trabajar en el establecimiento de un país con mayor justicia social con una democracia más robusta.  La inmensa mayoría de exguerrilleros de las FARC se acogieron a los acuerdos firmados con el Gobierno Nacional.

Quienes trabajamos por la construcción de paz con justicia social sabemos que la tarea no es fácil, sobre todo en un país con tan altos niveles de injusticia e inequidad, de corrupción y politiquería. Estamos convencidos que la lucha democrática y pacífica es ardua, sabemos que el movimiento social puede avanzar con mayor vigor y amplitud  si la violencia no se interpone en ese proceso.

Son innegables los logros obtenidos a raíz de los acuerdos y dejación de armas. La desmovilización fue formidable y ejemplar, la disminución de muertos por el conflicto ha sido un gran aliento de vida, la disminución de la violencia en general ha llevado mayor sosiego a muchos rincones del país. No ignoramos y lamentamos que se sigan asesinando a líderes y lideresas sociales, muchos de ellos reclamantes de tierras, defensores del territorio y del medio ambiente, constructores de una democracia limpia, erradicadores de cultivos de uso ilícito. La violencia no ha llegado a su fin, pero este nuevo anuncio va en camino contrario a mayor paz y fortaleza del movimiento social en procura de un país más equitativo.

La actual situación se constituye en un llamado al Gobierno Nacional para que cumpla con los compromisos al que el Estado Colombiano se comprometió, no solo para rodear de garantías la desmovilización de una guerrilla con gran poder de acción, sino, sobre todo para la construcción de un país para todos los colombianos y por ello más equitativo, justo y democrático. El Gobierno Nacional no puede dejarse atrapar por sectores políticos que en  el rio revuelto provocado por la declaratoria de Márquez, quisieran volver a la vorágine de la violencia, para continuar pescando injustos privilegios económicos, políticos y territoriales.

Llamamos a todas y todos las y los colombianas/os a redoblar los esfuerzos por la construcción de paz con justicia social, a continuar exigiendo la resolución de los conflictos armados que restan, mediante el diálogo político y no por el camino de las armas y la violencia, a participar activamente en la vida política del país exigiendo transparencia y pulcritud en el manejo de los asuntos públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *